+
Jardinería

Poda de piedra


La importancia de podar la piedra


La poda de piedra es un procedimiento de importancia central, quizás el más importante entre los procedimientos llevados a cabo durante el cultivo de esta especie particular de árbol. Esta operación, en toda su delicadeza y particularidad, requiere mucha paciencia y destreza en el manejo del equipo de trabajo. Solo de esta manera se pueden lograr resultados satisfactorios. La razón principal por la que es esencial llevar a cabo poda de piedra está representado por el hecho de que, después de esta operación, el nivel de productividad del árbol durante su temporada de crecimiento se intensifica. Además, la poda contribuye fuertemente a eliminar las estructuras dañadas del avellano cortándolas y eliminándolas, ya que podrían influir negativamente en el estado general de la planta, representando posibles áreas de contaminación patógena.

Los tipos principales



Como con la mayoría de los árboles frutales, el avellano también puede estar sujeto a dos tipos de poda. El primero es el de la formación, el segundo es el del mantenimiento. En el caso de la poda de entrenamiento, este procedimiento se aplica al árbol solo en sus primeros años de vida, de manera regular y cíclica. Esta operación permite que el avellano crezca con una morfología adecuada. En cuanto a la poda de mantenimiento, por otro lado, comienza a realizarse solo unos años después de plantar el árbol. La operación, que tiene como objetivo central el aligeramiento de la estructura del avellano para elevar el nivel de productividad del propio árbol, se lleva a cabo antes del período vegetativo.

Cómo realizar la operación.



Para realizar un procedimiento de poda de avellana de manera óptima, necesitamos usar herramientas afiladas adecuadamente y cortar las partes del eje para extraerlas con precisión y sin manchas. Para podar las ramas más arriba, debes usar una podadora para alcanzarlas. Además, las otras herramientas útiles para realizar esta operación en particular son las tijeras y las tijeras para cortar las ramas más delgadas, la sierra para eliminar las más gruesas. Todo el procedimiento de poda de piedra necesariamente debe realizarse en la limpieza más total. Adoptar estas importantes medidas de higiene y seguridad sin duda evitará contaminar el estado de salud e integridad del avellano con posibles y peligrosas fuentes parasitarias y bacterianas.

Poda de piedra: el período



En cuanto a la mejor época del año para realizar la poda central, esto está extrañamente representado por la temporada de invierno, a diferencia de muchos especímenes que generalmente se podan en la temporada de primavera. Durante los meses entre finales de diciembre y finales de marzo, cerca del comienzo de la temporada de primavera, se eliminan todas las estructuras de árboles dañadas, secas y superfluas, que solo pesan sobre la estructura del árbol. . Este último se libera y se limpia, aumentando el nivel de productividad de la planta durante la temporada de crecimiento, cuando la actividad de fructificación es máxima. Después de la poda de invierno, no es necesario realizar otras operaciones de poda durante los otros meses del año.