+
Jardín

Trébol


Riego


El prado del trébol no necesita atención particular desde el punto de vista del suministro de agua. Obviamente, tan pronto como se siembra deberá recibir riegos constantes y regulares, sin exagerar con la cantidad. Sería recomendable instalar un nebulizador en la regadera para evitar un chorro demasiado grande que podría hacer que las semillas se muevan en el suelo. Periódicamente verificaremos que la tierra no se seque completamente volviéndose seca. Cuando el césped se desarrolla adecuadamente, no será necesario intervenir en apoyo, especialmente durante las estaciones caracterizadas por una buena lluvia. Si en cambio las precipitaciones atmosféricas no fueran suficientes, operaremos un riego artificial a mano o con una planta fija. El mejor momento es la tarde después del atardecer o temprano en la mañana.

Cómo cuidarlo



El prado del trébol logra desarrollarse bien incluso espontáneamente. Podemos comprar una bolsa de semillas siguiendo las instrucciones en la etiqueta para la cantidad necesaria para cubrir el área que queremos sembrar. Mezclaremos un poco de tierra con las semillas, para no distribuir demasiadas y luego cubriremos con una capa de tierra. El trébol también debe ocultar las irregularidades del suelo para que tenga una apariencia uniforme. Obviamente, para lograr esto, el jardín será tratado con cuidado, especialmente en primavera cuando la hierba crece más. Normalmente, el trébol no debe desarrollarse en altura, pero para mantener un césped perfecto es necesario intervenir al menos una vez cada 15 días cortando el césped. En las otras estaciones, será necesario cortar el césped solo si es necesario. Periódicamente verificaremos la presencia de malezas sacándolas a mano.

El terreno ideal



Para crear un jardín de tréboles perfecto, es necesario tener un área regular de tierra, sin agujeros ni valles. En preparación intentaremos trabajar el suelo incluso en profundidad, para obtener un sustrato que drene bien. Si es necesario podremos agregar un poco de arena cubriéndola con otra tierra. Es importante que las precipitaciones atmosféricas, incluso cuando son abundantes, fluyan por completo sin formar charcos que arruinen la apariencia del jardín. No es necesario fertilizar con productos particulares y, si el área es bastante fértil, simplemente podemos ir directamente a las operaciones de siembra. Para mantener el césped ordenado, es aconsejable instalar baldosas o pasillos, para evitar que se camine el césped.

Trébol: clima y adversidad



El trébol crece tanto en las posiciones expuestas a los rayos directos del sol durante una buena parte del día como en los lugares de media sombra. Podemos sembrar y mantener con éxito un prado de trébol en todas las latitudes de Italia, tanto en las zonas costeras como en las alturas de las colinas. No hay problemas particulares relacionados con las temperaturas invernales y el trébol resistirá bien, dando una vegetación nueva y exuberante la primavera siguiente. Hay variedades de trébol que producen flores de diferentes colores. El viverista también podrá aconsejarnos sobre el aspecto estético. No debería ser necesario usar pesticidas y los insectos no deberían causar daños a nuestro trébol. La única adversidad está representada por el calor intenso, por lo que es mejor regarla constantemente durante la temporada de verano.